Domingo, Diciembre 17, 2017
Text Size
Está aquí: Inicio Ministerio Iglesias Minusvalidas

¿Qué pasa cuando alguien no tiene la capacidad de usar todos los miembros de su cuerpo?

Todos hemos visto a personas en sillas de ruedas. También, muchos conocemos a personas que ya no tienen un brazo o tal vez una pierna debido a un accidente o una enfermedad. Dichas personas pueden sobrevivir y muy a menudo viven bien (tienen vidas muy parecidas a los demás), gracias a Dios. No obstante, sus cuerpos no funcionan como Dios los diseñó y por esto ellos mismos son (a menudo) limitados y se cansan del esfuerzo extra que se requiere para hacer los movimientos que nosotros hacemos sin ningún problema.

¿Qué pasa cuando los miembros de una iglesia no quieren participar en la obra del ministerio? 

Según la Escritura, la Iglesia es el Cuerpo de Cristo y cada cristiano es un miembro del mismo. Además, según la misma Biblia, la gran mayoría del ministerio se lleva a cabo por los miembros que no son pastores (porque los pastores forman una minoría en la Iglesia). Somos un Cuerpo y por lo tanto participamos juntos en el mismo ministerio de edificar el Cuerpo de Cristo. Lo que el pastor-maestro hace y lo que los santos hacen es para este mismo fin: edificación (agregando miembros al Cuerpo por medio del evangelismo y ayudando a los miembros a crecer por medio del discipulado).

Efesios 4.11-12Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo.

La Biblia dice que todos los cristianos somos llamados al ministerio (o sea, cada uno es “creado en Cristo Jesús” para buenas obras, para el ministerio).

Efesios 2.10Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Cada cristiano es un miembro del Cuerpo de Cristo, y como en cualquier cuerpo físico, se necesita de todos los miembros para que el cuerpo funcione como debe. Si todos los miembros del cuerpo funcionan como deben, todo el cuerpo puede funcionar como debe. Pero, si un miembro no funciona como debe, el cuerpo entero queda afectado y no puede funcionar normalmente.

¿Está usted ejerciendo el ministerio?

¿Está usted participando en la obra del Cuerpo de Cristo? ¿Está evangelizando y procurando hacer un discípulo? ¿Está haciendo un esfuerzo (digno de Cristo) para edificar la Iglesia? O, ¿es usted un miembro “paralizado” que no hace lo que la Cabeza (Cristo) quiere?

Hay muchas iglesias "minusválidas" y cansadas

Muchos son los miembros del Cuerpo. Pocos son los miembros que están funcionando como deben. Por esto, hermanos, muchas iglesias son “minusválidas” (tienen miembros que no funcionan como Dios quiere) y se cansan aun cuando sólo quieren hacer los “movimientos normales” de una iglesia (evangelismo y discipulado).

Entonces, para mis hermanos fieles en la obra que están cansados, les quiero animar a seguir sirviendo a nuestro Señor, sabiendo que de Él recibirán una recompensa de herencia que sobrepasará las dificultades de esta vida: 2Corintios 4.17-5.10.

2Corintios 4.17-18Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Y para mis hermanos que tienen otras cosas más importantes que participar en la obra del ministerio (según el deseo y la voluntad de la Cabeza del Cuerpo, Jesucristo), les animo a reevaluar sus prioridades.

2Corintios 5.14-15Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.
Mateo 6.19-21No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.
Categoría: Ministerio