Sábado, Noviembre 18, 2017
Text Size
Está aquí: Inicio Enseñanzas Bíblicas Temas Varios Recibid el Espiritu

Juan 20.22: Recibid el Espíritu

Alguien escribió con una duda en cuanto a Juan 20.22 y los Apóstoles recibiendo el Espíritu Santo: “Me surge la duda de cuándo recibieron el Espíritu Santo los apóstoles, en Juan 20 o en Hechos 2.4. O cómo entender el orden o lo que les está ocurriendo a los apóstoles con respecto al Espíritu Santo, en estos pasajes.” Puesto que hay cierta confusión entre muchos cristianos acerca de esto, quisiera ofrecerles una explicación bíblica por lo que está pasando en estos textos.

Juan 20.22Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo.
Hechos 2.-1-4Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

¿Recibieron el Espíritu en Juan 20.22 o luego en Hechos 2.4? ¿Nacieron de nuevo por el Espíritu en Juan 20.22 o en Hechos 2.4? Estas son las preguntas que tenemos que contestar para entender la Palabra de Dios en estos pasajes.

Primero: No nacieron de nuevo en Juan 20.22.

Sabemos esto por lo que el Señor dice luego, en Hechos capítulo 1.

Hechos 1.4-5Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

Según Hechos 1.4-5, los creyentes de aquel entonces (los 11 Apóstoles y los demás, unos 120 en número; Hech 1.15) todavía no habían recibido la “promesa del Padre” que era el “bautismo con el Espíritu”. Pablo luego aclara lo que es el “bautismo con el Espíritu”: Es el momento de recibir el Espíritu Santo, nacer de nuevo y llegar a formar parte del Cuerpo de Cristo (como miembro del mismo).

1Corintios 12.13Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

Así que, comparando la Escritura con la Escritura, vemos claramente que en Juan 20.22 los Apóstoles no recibieron el Espíritu Santo en el sentido de “nacer de nuevo”. Según el Libro de Hechos, todavía estaban esperando este evento en los primeros versículos de dicho libro (Hech 1.4-5). ¿Cuándo recibieron el Espíritu para nacer de nuevo? En Hechos 2.1-4, cuando el Espíritu vino sobre ellos aquel famoso día de Pentecostés. Sabemos que aquel día fue el día de su nuevo nacimiento (otra vez) comparando la Escritura con la Escritura.

En Hechos 11.15-18 Pedro dice claramente que él y los primeros creyentes nacieron de nuevo en Hechos 2.1-4.

Hechos 11.15-18Y cuando comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio. Entonces me acordé de lo dicho por el Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó en agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo. Si Dios, pues, les concedió también el mismo don que a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo que pudiese estorbar a Dios? Entonces, oídas estas cosas, callaron, y glorificaron a Dios, diciendo: ¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!

Pedro está contando la historia de la conversión y la salvación de Cornelio y los suyos. Ellos recibieron el Espíritu Santo y nacieron de nuevo en Hechos 10.43-48.

De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre. Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?

Hechos 10.43-48Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.

Al contar esta historia en Hechos 11.15-18, Pedro dice que ellos (Cornelio y los suyos) recibieron el Espíritu Santo igual que él y los primeros creyentes en Hechos 2.1-4, y cita lo que vimos en Hechos 1.4-5 acerca del bautismo del Espíritu (la “promesa del Padre”, el evento de nacer de nuevo; 1Cor 12.13).

Por esto podemos ver y entender que los Apóstoles y primeros cryentes no recibieron el Espíritu para nacer de nuevo hasta Hechos 2.1-4. ¿Qué está pasando en Juan 20.22, entonces?

Segundo: Recibier el Espíritu no tiene que implicar “nacer de nuevo”.

Hay dos explicaciones para lo que vemos en Juan 20.22 y las palabras de Jesus: “Recibid el Espíritu Santo”. La primera es la más fácil: Él estaba señalando el día futuro de Hechos 2.1-4 cuando recibirían el Espíritu para nacer de nuevo. El texto no dice que “recibieron” el Espíritu sino sólo que Cristo dijo: “Recibid el Espíritu Santo”. Lo recibieron unos días después en Hechos 2.1-4.

Si esta explicación no le satisface a uno — si alguien dice que tuvieron que haber recibido el Espíritu en Juan 20.22 porque Cristo dijo: “Recidid el Espíritu” — podemos aclarar el asunto (una vez más) comparando la Escritura con la Escritura. Los discípulos, en Juan 20.22, pudieron haber recibido el Espíritu Santo igual que cualquier otro que lo recibió antes de Hechos 2.1-4, el día de Pentecostés. Pudieron haber recibido el Espíritu Santo sin nacer de nuevo.

Daniel había “recibido el Espíritu” de una manera especial y extraordinario:

Daniel 5.11En tu reino hay un hombre en el cual mora el espíritu de los dioses santos, y en los días de tu padre se halló en él luz e inteligencia y sabiduría, como sabiduría de los dioses; al que el rey Nabucodonosor tu padre, oh rey, constituyó jefe sobre todos los magos, astrólogos, caldeos y adivinos.

José también había recibido el Espíritu de Dios; tenía algo especial que otros no tenían y ese “algo” se relacionaba con el Espíritu de Dios.

Génesis 41.38Y dijo Faraón a sus siervos: ¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios?

Bezaleel, el judío a cargo de la contrucción del tabernáculo, había recibido el Espíritu Santo y aun había recibido la “llenura” del Espíritu:

Éxodo 31.2-3Mira, yo he llamado por nombre a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá; y lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte.

Si alguien insiste en que los Apóstoles recibieron el Espíritu en Juan 20.22, está bien. Lo recibieron como cualquier otro que lo recibió durante el Antiguo Testamento y antes de Hechos 2.1-4, el día de Pentecostés.

Conclusión:

Lo que sabemos con certeza es que no nacieron de nuevo en Juan 20.22 porque Cristo dijo que todavía no habían recibido la promesa de Padre (el bautimos con el Espíritu; el nuevo nacimiento) en Hechos 1.4-5. Luego el mismo Pedro dice que Hechos 2.1-4 fue cuando nacieron de nuevo como Cornelio y los suyos (Hech 11.15-18 con Hech 10.43-48).

Si quiere estudiar más sobre esto y las demás obras del Espíritu en este contexto, le recomiendo mi estudio sobre “La obra del Espíritu” que forma parte del estudio del Movimiento Pentecostal.

Categoría: Ensenanzas Biblicas